Tribuna “Por qué estudiar asturiano”

Edición en papel

Edición en papel

Compartimos la tribuna espublizada na edición en papel del periódicu El Comercio (miércoles 10 de setiembre), na qu’esponemos la nuestra postura tocante a por qué queremos que los nuestros fíos y fíes estudien asturianu.

Por qué estudiar asturiano

Bertu Ordiales

Miembro de la directiva de la asociación Reciella: Families pol Asturianu

Una vez más la enseñanza de la lengua asturiana en el sistema educativo es objeto de debate en los medios de comunicación. En los centros educativos públicos sin embargo, y tal como ratificaba un reciente estudio, no es en absoluto fuente de conflicto. Las opiniones expresadas en esta polémica no hacen más que confirmar que la formación en este ámbito es más necesaria que nunca. Hablando realmente de currículo, parece evidente que estamos muy faltos de conocimientos, procedimientos y actitudes para entender qué sucede en realidad en Asturies en materia lingüística.

La lengua asturiana podría desaparecer. Esto no es ningún secreto, lo dicen organismos internacionales como el Consejo de Europa o la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO); que incluye al asturiano en su Atlas Internacional de Lenguas en Peligro. Lo dicen también, de manera más intuitiva, aquellas personas que perciben que los miembros de su familia de más edad, sus padres o abuelas, hablaban un asturiano más rico en vocabulario, más complejo, más “cerrao”.

La desaparición de una lengua, de cada una de las 6.000 lenguas que actualmente existen en el mundo, no es un proceso casual. A menudo su retroceso se debe a la existencia en un mismo lugar de varias lenguas que conviven de forma poco equilibrada. Mientras que una de ellas es utilizada en los entornos que consideramos más cultos y formales, como pudieran ser los propios de la administración, la Universidad o los medios de comunicación; la otra se relega al ámbito familiar, utilizándose de forma esporádica para determinadas muestras de folclore o incluso asociada a los chistes y la burla.

Esta situación, que ya describía Ferguson en los años 50 con el término de diglosia, nos puede sonar tremendamente familiar si la asociamos con el contexto lingüístico asturiano. No obstante la diglosia no es una maldición divina que ataque a las lenguas impuras o menos evolucionadas, sino que responde únicamente a la lengua de uso que tengan las élites de un determinado territorio. En EE.UU por ejemplo es el castellano el que se ve amenazado, y a menudo ridiculizado, por la población angloparlante, que por lo general goza en el país de un estatus social superior al que tienen las personas de origen latino.

La introducción del asturiano en el currículo escolar, que ya se producía, no lo olvidemos, en el curso 84/85, no intenta sino ofrecer al conjunto de la gente asturiana la posibilidad de aprender, practicar o recuperar el idioma de su tierra. Esto supone, especialmente para la población que habla asturiano – aunque lo haga usando variedades más o menos castellanizadas – la ocasión de alfabetizarse en su propio idioma y conocerlo mejor, al tiempo que dignifica a una parte de la ciudadanía que ha sido, y por lo que parece sigue siendo, objeto de prejuicios y estereotipos.

De la misma manera, la realidad es que una gran parte de la población asturiana no es capaz de expresarse correctamente en ninguno de los dos idiomas con los que convivimos, en buena medida porque le cuesta identificar las estructuras básicas de al menos uno de ellos. La enseñanza de la lengua asturiana oferta por lo tanto la posibilidad a los alumnos que se expresan fundamentalmente en castellano, de distinguir perfectamente los dos idiomas, llegando incluso al bilingüismo efectivo. Resulta innegable, porque en ello coinciden todos los autores, que los niños y niñas bilingües tienen mucha más facilidad para aprender una tercera o cuarta lengua, como el inglés o el francés, por lo que el manejo correcto del asturiano o la fala en su ámbito, no es en Asturies un obstáculo, sino la mejor forma de dar pasos hacia el plurilingüismo. 

Se hace necesario entender por tanto que tenemos la inmensa suerte de aportar nuestro grano de arena a la riqueza lingüística de la humanidad, un legado que tenemos la responsabilidad de preservar para las generaciones posteriores. Los idiomas minoritarios, como tales, están muy lejos de representar una amenaza, y en la actualidad los únicos derechos que no se ven plenamente reconocidos son precisamente los de la comunidad lingüística asturiana. Obviar por ejemplo, en el ámbito escolar, la existencia de niños y niñas asturianohablantes, que viven principalmente en zonas rurales; es poner trabas a su aprendizaje y al desarrollo de principios básicos de convivencia y respeto hacia los demás, con independencia de su sexo, raza, religión o lengua. 

Es evidente que nos queda mucho camino por recorrer para la que vergüenza hacia nosotros mismos, hacia la herencia de nuestros padres y abuelas, se convierta en respeto y dignidad. Reconocer y potenciar lo que fuimos y somos es la mejor forma de abrirnos al mundo con raíces sólidas y proyectarnos hacia el futuro. Cuando nos encontramos en un contexto europeo en el que se potencia como riqueza y factor de crecimiento colectivo la diversidad lingüística, en Asturies vuelven a alzarse voces que caen en estereotipos que creíamos superados; porque lo razonable en una sociedad avanzada y desacomplejada sería que la lengua propia fuera, con normalidad, una asignatura más del currículo.

Pedro Etxenique, Premio Príncipe de Asturias de Investigación, comentaba hace unos meses a la ciudadanía asturiana que para progresar como sociedad deberíamos potenciar una “cultura abierta al mundo sin olvidar las raíces. Porque sólo se puede ser universal respetando la particularidad concreta”. La distorsión y los intencionados mensajes negativos no pueden privarnos de un análisis mucho más sencillo: valoremos y potenciemos nuestra lengua,  seamos o no hablantes de asturiano,  construyamos una sociedad más moderna, justa, plural y abierta al mundo diverso en el que vivimos.

Advertisements

2 thoughts on “Tribuna “Por qué estudiar asturiano”

  1. Pingback: Por qué estudiar asturiano | Tierra alantre, la mesma fala

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s